El Arbol

 



La angustia que se refleja no está presente, por dentro.

El acto social del pésame, vacío, me produce descontento.

No deseo plañideras que me acompañen hasta el árbol.

Quiero pétalos por el suelo.  Derroches de alegría.

Que fluya el champan y el chocolate.

Deseo que haya un banquete con quesos y frutas.

Pan recién hecho. 

Todos los presentes, allí reunidos, felices por haberme conocido.

Y si alguna mañana ven un árbol frondoso, verde, salvaje, sin podar.

Piensen en lo hermosa que me he convertido,

mientras disfrutan bajo su sombra,

a recordar…


Comentarios

Entradas populares de este blog

Álvaro y El Misterio del Hombre Sapo (Juvenil)

Love and Marrige