domingo, 13 de octubre de 2019

La Casa de Leonor


La Casa de LeonorMi mente está llena de horror.                                             
Entre en esa casa.
Sí, la de la vieja Leonor.
Estaba oscura.
No había luz ninguna.
Cada paso que daba,
Oía dos más a mi espalda.
Mi respiración se volvió entrecortada.
Estaba asustada.
Solo es una casa,
No hay nada que temer.
Leonor murió sola.
La enterraron ayer.
Una mano en mi hombro,
Me hizo detener.
No quería mirar,
No pude más que volverme.
Leonor muerta me sonreía.
Me sostenía.
No podía moverme.
Me mordió en el cuello.
Grite y grite.
La sangre le corría por la cara.
Me miro y me dijo.
“Hija, que bien que has venido a comer.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario